|

Disidencia y Represión

En el blog del Proceso de Paz, en el post “Vuelta de tuerca a la Ley de Partidos”, de El Picapiedra, llevó a NickNeuk a una reflexión sobre la disidencia y su inmediata represión, sea la primera, pacífica o no. Un par de comentarios que me encantaron, que me parece que hay que resaltar ajeno ya, al propio proceso de paz. Y aunque me consta que el propio Pica, lo reprodujo en su blog, su relevancia hace que hoy también los reproduzca en el blog.

Primer comentario (la negrita es mía):

En lo que llevamos de Historia documentada, 3000 o más años, y en las civilizaciones y estructuras de poder que hemos conocido, cientos, siempre ha habido disidencia, unas veces más consistente, otras mucho más violenta, otras más pasiva. Y lo que la experiencia histórica dice, es que tampoco importa mucho si la disidencia es violenta o no, si molesta al poder.

Y que éste es capaz siempre de reprimir por más pacífica y poco cruenta que sea la disidencia (suvbersión en esencia, porque tiende a poner en cuestión o derrumbar el statu quo, de algo que existe y se quiere que no exista, o de algo que no existe y se quiere crear).

No creo necesario poner ejemplos a decenas de resistencia pasiva, o simple contestación dialéctica que si de verdad ponen en peligro la pervivencia del statu quo, son reprimidas con brutalidad. En todos los tiempos, en todas las civilizaciones.

Pero abundando en ello, no debes ir muy lejos ni en tiempo ni en espacio para observar qué se hace con Udalbiltza y sus integrantes. O con la asociación Josemi Zumalabe y sus integrantes. Por más que disidencia más pacífica que esa no creo que pueda existir.

SI eso se hace ya, ¿Qué te dice que mañana no se va a hacer igual? Eso quiero decir. Un estado que es capaz de romper el criterio de respeto y proporcionalidad en la represión HOY y AHORA, lo va a tender a hacer siempre. Y eso no es de un gobierno concreto, es de siempre y de todos los lados.

Inevitablemente, si se conforma una disidencia que no altera para nada las cosas, no molesta al poder, pero no cambia nada, ni voltea (revoluciona nada). Una disidencia pasiva, o activa, va a necesitar necesariamente cierto tipo de “saltarse las reglas” o cierto tipo de violencia. No pagar impuestos es pacífico, pero es violento, es un acto de fuerza, encadenarte a una escavadora es pacífico, pero ese acto encierra violencia. Plantarse ante un tren, no mata a nadie, pero causa perturbación violenta (el tren debe parar sin que su deseo fuera parar= violencia).

No cuestiono nada, imagina a día de hoy, que gran parte de la población mundial, griega, o española me da igual, están absolutamente disconformes con lo que las élites están haciendo, y no “se puede” hacer nada. Si no se quiere actuar para desestabilizar el orden.

Mientras la disidencia sea “mental”, al poder no le molesta. Le da exactamente igual. Cuando pasa de ser “mental” a aplicarse en el mundo de las cosas (huelga,sentada,impago, boicot, sabotaje no cruento, y no digamos ya acción armada) es cuando el poder responde. Mientras haya como digo “esclavos dóciles” el poder no responderá.

Pero tampoco sería la primera vez que “incitadores” políticos o pacíficos, sindicalistas, o subversivos en el sentido político del término, han sido reprimidos de mil maneras, más sutiles o menos.

Hay un momento, un “punto de ruptura” en que la disidencia debe dejar de ser sólo teórica, y pasar a actuar en el campo de la materia. Y el voto, parece que no basta. El panorama de monopartido bicéfalo enquistado que domina hoy todo el mundo occidental, no permite ningún cambio de statu quo ni aunque la gente lo desee.

Segundo comentario (aquí la negrita también es mía):

Voy a poner un ejemplo de disidencia que existe hoy en día. La inmigración. (Que nadie se asombre)

Tenemos un statu quo que ha decidido parcelar el planeta, ponerle vallas, y plantar perros en las puertas para impedir el libre tránsito. Ese es el estatu quo, el inmigrante no es un disidente “organizado”, no forma parte de un movimiento politico, simplente por su necesidad o gana, se salta la valla. Acomete un acto que “violenta” las normas de los que aquí están.

¿Y qué hace el poder?, reprimir violentamente, muy violentamente me atrevo a decir. El inmigrante ejerce una disidencia en forma de desobediencia activa de la norma; se viene, salta la valla, no daña a nadie, hace lo mismo que nosotros, trabaja, vive, come y bebe. En esencia es una disidencia pacífica, sin embargo el poder comienza a violentar. Atrapará con hombres armados al interfecto, le obligará a meterse donde no desea (“el furgón policial”), su mismo cuerpo será rehén de una situación cuya custodia la acomete un ajeno al dueño del cuerpo, se le llevará esposado, con amenaza de reducción física, inmovilización corporal y marcha motriz forzada, a la frontera otra vez (en el mejor de los casos). En el peor se le encarcelará como hace España por dos meses incluso (Hay ya cárceles malllamadas “centros de internamiento” de donde no se puede salir), o por más tiempo como quiere hacer EEUU.

De hecho ya había una directiva europea que consideraba “delito” la llegada migrante, y delito a quien ayude a un migrante. Y se dan alegalmente muchos casos más graves de agresiones policiales, o ciudadanas consentidas para atacar al “disidente inmigrante”

He puesto ese ejemplo simple de disidencia “que respeta los derechos humanos” que a su vez es respondida con brutalidad. Eso quiero decir.

Lo cierto es que de este último comentario lo resaltaría prácticamente todo.

Related Posts with Thumbnails

Tags: , , , , , , ,

shapeimage_1

Chain Feed

6 Responses for Disidencia y Represión

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: En el blog del Proceso de Paz, en el post “Vuelta de tuerca a la Ley de Partidos”, de El Picapiedra, llevó a NickNeuk a una reflexión sobre la disidencia y su inmediata represión, sea la primera, pacífica o no. Un par……

  2. Antton dice:

    Estoy de acuerdo con la teoría de la disidencia que se expone en el primer comentario, y poco puedo añadir al respecto. En cambio, como habrás imaginado, no comparto para nada la asociación que se hace entre ésta y la inmigración.

    En primer lugar, siempre hemos tenido un "statu quo" que ha decidido parcelar el planeta y ponerle vallas. El ser humano es un animal territorial (como los son sus más cercamos parientes, los primates superiores) y desde la aldea primigenia hasta el estado-nación, hemos constituido nucleos humanos más o menos aislados o más o menos permeables al exterior. Por tanto no se puede achacar ese status a una situación actual o pasada, sino que me atrevería a decir que está en la naturaleza humana.

    (Sigue…)

  3. Antton dice:

    En segundo lugar me parece contradictorio decir que el inmigrante (supongo que se habla principalmente de los sin papeles) "acomete un acto que “violenta” las normas de los que aquí están" para añadir a continuación que "no daña a nadie". Creo que está claro que todo acto de violencia produce un daño en el sujeto pasivo de ésta, pero además se puede especificar que, en el caso de la inmigración, si es descontrolada, las consecuencias negativas lo son tanto por el fenómeno en general como por las acciones concretas que pueden realizar los individuos en diversos aspectos..

    Por el fenómeno en general, ya que produce una pérdida de oportunidades laborales y de poder adquisitivo para los trabajadores menos cualificaos del país de acogida, y esto ha sido y está siendo evidente en España tanto antes como después de la crisis. Pero también por el fenómeno en temás más concretos, como el aumento exponencial de la delincuencia, los problemas de integración, el reparto de ayudas sociales, etc. que sobre todo acaban afectando a las capas más desvaforecidas del país de acogida.

    (Sigue…)

  4. Antton dice:

    En realidad, la inmigración no es una disidencia, porque no pretende cambiar es status quo del lugar receptor sino aproveharse (en el buen sentido) de él y, en el peor de los casos adaptarlo a su propia cultura manteniendo sus ventajas pero obviando sus inconvenientes, sin darse cuenta de que lo uno va con lo otro.

    Si una sociedad no puede decidir cuántos y quiénes puede o quiere admitir en su seno lo único que queda es la anarquía. Pero es que es posible que ese sea el quid de la cuestión: que la gente que defiende la inmigración a mansalva y sin control no hace otra cosa que seguir las teorías del marxismo cultural de Marcuse y la escuela de Frankfurt, en la que se teoriza que la lucha de clases no viene establecida por los medios de producción sino por los patrones culturales y que una de las formas de acabar con el capitalismo es acabar con la cultura occidental a base de favorecer la inmigración. No pensaron en que una de sus motivaciones es precisamente el acceso a los bienes de consumo y no la pobreza extrema. Y tampoco pensaron en que, en el peor de los escenarios, el cambio podía ser a peor, no al idílico socialismo utópico.

  5. elordi dice:

    La disidencia general es algo que el estado ya ha previsto.La cantidad de policías que ha puesto es para reprimirla.Aparte de cuestiones políticas-autodeterminación y soberanía de los pueblos,cuya negación provocará bastantes revueltas,la situación socoeconómica,con millones de personas en la miseria y cientos o miles que cada día caen en ella,se va a arreglar por la vía represiva,que es la que ha elegido el estado,desechando una fiscalidad justa,porque los ricos no permiten que se les toque.Tendremos a gente armada en las manifestaciones,actos de protesta;en fin,al modo de Franco.

    • Nynaeve dice:

      El poder establecido hará todo lo posible por mantener su status quo. Seguirá sangrando a la sociedad. Y ésta no tiene permiso para rebelarse, así que, todas esas fuerzas de seguridad ya sean polícias o militares (dependiendo si el ámbito de acción es interno o externo), esas que nos han vendido que están ahí a nuestro servicio, para protegernos, serán los que utilicen contra nosotros.

      Al final, estamos ante una guerra eterna. El abusón que es capaz de someter a un montón de gente por ser menos violentos. La gota que colma el vaso y convertir en malo a quien lo único que hace es defenderse.

      Y ahí me da igual que eso sea un cojunto de trabajadores de los astilleros gallegos, me da igual si es un barrio inmigrante en París, si es un pueblo del tercer mundo. Es cuestión de que alguien ha dictado las normas de organización prácticamente a nivel mundial, cada cual funciona según sea la sucursal…

      Luego, hay quien, cómo ese tipo de vida les favorece, ven cómo un peligro que haya otros que no pasen por el aro.

      En cuanto a la violencia que auguras aumentará en España, al poco de empezar la crisis ya se filtró que en la UE estaban preocupados, sobre todo por si podía exisitr un efecto contagio, así que lo que hicieron fue reforzar y aumentar dicha violencia en casos menores, para intentar meter miedo al resto. De momento parece que la estrategia les va bien, pero también es cierto que el vaso anda lleno, pero todavía nos faltan algunas que otras gotas…

      Es increible la capacidad de aguante que tenemos los seres humanos, lo fácil que se nos domestica…

      My recent post ¿Fin o principio

Leave a Reply